¿Sabías que algunas organizaciones ya están exigiendo a sus proveedores tener un Programa de Compliance o Modelo de Prevención de Delitos Certificado?

El Programa de Cumplimiento o Modelo de Prevención de Delitos (MPD), se ha convertido en un socio de negocios, en aval de calidad, excelencia empresarial, cumplimiento normativo y de buenas relaciones entre mandantes y proveedores o contratistas.

Las organizaciones que seleccionan proveedores con un MPD Certificado, lo hacen porque han definido una Política de Contratación que considera un compromiso con sus stakeholders más allá de sus propias operaciones, entendiendo que su actuar debe incluir además de sus propios colaboradores a contratistas, subcontratistas y proveedores en general, dando cuenta de esta forma, de un compromiso social y de bien común que las sitúa como un ciudadano corporativo responsable y comprometido con su entorno.

Un MPD Certificado, entrega garantías que el Modelo de la empresa ha sido auditado por terceros, expertos e independientes, lo que permite depositar confianza en la organización. Al mismo tiempo al asumir la responsabilidad penal como un eje que entrega valor al negocio, permite no sólo cumplir las normas vigentes, sino crear un ambiente más sano desde el punto de vista ético y moral, lo que permite dar tranquilidad a todos sus stakeholders y la comunidad. En definitiva se logra una organización más comprometida con las buenas prácticas, mejor estructurada y mucho más eficiente.

En el sentido anterior, la figura y labor del Oficial de Cumplimiento o Encargado de Prevención de Delitos cada día es más necesaria en el ámbito de negocios, quien aportará a la tranquilidad de los Directivos de la organización, apoyando a que la empresa no sea vulnerable a los riesgos penales susceptibles de producirse en la organización, basados entre otros en la legislación y normativa, tamaño, áreas, sectores, número de empleados. Ello significa acompañar en la construcción de una organización más íntegra, segura y confiable.

Para ello es importante que una empresa trabaje y desarrolle los siguientes elementos:

  • Contexto de la Organización
  • Liderazgo y Compromiso
  • Estructura para abordar los Riesgos
  • Cultura de Cumplimiento
  • Indicadores de Cumplimiento
  • Acciones de mejora

Un Oficial de Cumplimiento o Encargado de Prevención de Delitos debe conocer profundamente cada detalle del negocio para identificar y gestionar adecuadamente sus riesgos, entender la cultura, el mercado, el entorno global, regional o local.

La organización avanzará hacia una cultura más íntegra a través de su Programa de Compliance o MPD apoyando no sólo la prevención de delitos de responsabilidad penal, sino que también contribuyendo a mejorar los sistemas de control y procedimientos para mitigar cualquier tipo de riesgos; como los riesgos reputacionales y el riesgo responsabilidad del Directorio y Administración, materializado en el debido cuidado y el deber de dirección y supervisión.

Suscribe a nuestras noticias

Comparte esta noticia con tus amigos

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on email

Más noticias de tu interés

Pregúntanos sobre Compliance

Tener muchas preguntas y dudas es normal, por eso estamos a disposición para aclararlas – tranquilo, es gratis –
llámanos o envíanos un WhatsApp a los siguientes números:

O si prefieres envíanos un mensaje: